No da más que problemas, pero me gusta tanto


una bonita mujer y un descapotable rojo

Los perfiles públicos de Instagram generan una atracción inusual para los spammers, al parecer se trata de Bots que invaden Instagram a través de un fallo de seguridad de su API abierta a desarrolladores.
Si el spam, de momento, es algo inherente a Instagram, durante este último mes las noticias de fallos se han repetido hasta la saciedad. Os traigo en este artículo las que he ido encontrando:

A últimos de mayo, después de que muchos usuarios no pudieron acceder a sus cuentas, se corrió la voz por twitter de que Instagram estaba purgando gran cantidad de cuentas, hasta tal punto que los usuarios que sí podían acceder, publicaban bajo #dontdeletemyaccount, en un intento desesperado de no perder sus datos. Era una falsa alarma que duró unas cuantas horas, que finalmente fue restablecida sin perderse  ni cuentas, ni material, puedes leer la noticia aquí. Como podremos leer en el post de la competencia, no está de más hacer un backup de nuestras fotos en un servicio especializado, por si las moscas…

Por lo visto, según el artículo que cito a continuación, este no era el único problema, ya que los ataques a cuentas se habían generalizado durante ese mes, siendo uno de los principales perjudicados Instagram.

Se destapó que un atacante podría entrar en cualquier cuenta y manejarla a su antojo utilizando el protocolo Oauth, como ilustró Nir Goldsheger en su vídeo-post “Cómo hackeé cuentas de Instagram” Ante la falta de respuesta del medio sobre esta denuncia pública, la Oficina de Seguridad del Internaúta (OSI) aseguró como única opción de seguridad, ante una ataque así, desactivar la cuenta. Más información.

Sin ser un problema de seguridad, la nueva utilidad de la versión 3.5 permite etiquetar a cualquier persona en un archivo subido a la red, por lo que si lo sumamos a la cantidad de cuentas falsas que existen, obtendremos otro problema añadido a nuestra andadura por este medio. Ante esto, y el aluvión de quejas y preguntas, Todoinstagram.com alerta a los ingers de cómo controlar y desactivar nuestro nombre de usuario en las fotos que no nos gusten.

Siguiendo en mayo, leemos que las etiquetas son el talón de Aquiles para Instagram, ya que se multiplican las quejas sobre que, una vez etiquetadas las fotos, el medio las elimina de forma instantánea. Al parecer, según Todoinstagram, que parece que se pasan el tiempo achicando problemas que genera la red, creen que Instagram lo hace por 2 razones. La primera, por tratarse de etiquetas demasiado genéricas con un número excesivo de archivos subidos. Ejemplo: #iphonesia, con más de 15 millones de fotografías. Y como segundo, que se trate de un usuario baneado, que según siguen diciendo, desconocen el porqué de los criterios de baneo, apuntando que es posible que sean ingers que utilizan demasiadas etiquetas genéricas. Todo apunta a que no tienen mucha idea, y que es un aventurado artículo, débilmente fundamentado. En este mismo link da también alguna recomendación para evitar que desaparezcan, si quieres échale un vistazo, pero sigo creyendo, por lo débil de su argumento, que se trata de un problema del sistema.

Ante tanto problema, y vista la imposibilidad que denunciaban los ingers de ponerse en contacto con el medio para resolverlos, el blog se ve obligado a publicar las indicaciones para contactar con ellos, y no os lo perdáis, y que te respondan, ya que la tónica es que nunca lo hacen. Clama ya al cielo cuando argumentan como mejor opción el pincharles en Twitter. Aquí os lo dejo.

Como podemos observar Instagram es un medio lleno de incertidumbre, a mí me recuerda a los coches americanos en Europa. Todo el mundo sabe que son coches problemáticos, yo he tenido 2 de diferentes marcas, pero el consumidor los sigue teniendo en su mente asociados a las “road movies”, y como tontos los seguimos comprando. Yo ya me quité, y ahora compro los espartanos coches alemanes. Después de este estúpido comentario y volviéndome a centrar, creo que estaremos de acuerdo en que una cuenta de Instagram está cargada de valor añadido, y emotividad, eso sí lo han conseguido, pero es un auténtico coladero de irregularidades. Me gusta el concepto, como lo emotivo gana a lo racional “es malvada pero la amo” y también recuerdo a nuestro compañero Manu Duque hablando de Starbucks y IVS Ibérica,  sobre los costes de la no calidad…

Siguiendo con el spam, y fuera de fecha, dejadme que complete estas palabras con algún dato más: El primero es un artículo de total vigencia, aunque desconozco la fecha, en él anima a tener una actitud de constante vigilancia para poner las cosas difíciles a los spammers. Qué estrés tener que estar así. La verdad es que los ingers adoran la herramienta.

El segundo es una iniciativa que se dio en esta red los días 15 y 16 de abril, para pasar todos los perfiles a privado en protesta por la cantidad se spam que se mueve en esta red. Testimonial sí, pero ahí queda dicho.

La tercera, aunque de diciembre de 2012, es un famoso acto de piratería que se produjo en Zara Canadá. Lo traigo porque cuando hablamos de errores y de spam parece que es algo abstracto, que les pasa a esos hipsters que están haciendo todos los días fotos de su desayuno, de sus pies y de sus gatos. Pero por desgracia, esos actos recaen principalmente sobre empresas, destrozando en muchas ocasiones el arduo trabajo de un equipo por mantener una cultura corporativa.

El cuarto y anecdótico, es ya de junio, visto en Yahoo answer, y es la graciosa forma de quejarse de una caída de cuentas en el medio.

“Queda un enorme trabajo por realizar y erradicar el “imparable” spam y las cuentas falsas que ejercen como un martillo sobre nuestra paciencia”

Y en cuanto a la fragilidad del sistema, pienso que deberán actuar intensivamente sobre su solución.

Pero lo más interesante de todo es el valor emocional de la red para sus seguidores, que a pesar de los pesares, son auténticos y activos… idolatradores… de la marca.


Fb vs Tw

Todo empezó con una noticia que parecía algo extraña, en la que afirmaba que dentro de TW se compartían más videos de Vine que fotos de Instagram. Démonos cuenta que Instagram se fundó el 6 de octubre de 2010, que a día de hoy cuenta con más de 100 millones de usuarios; y Vine, después de ser comprada por Twitter, se lanzó el 24 de  enero de 2013, contando actualmente con 13 millones de usuarios. Instagram ya es alguien, sin embargo Vine sólo lleva camino de ello.

¿Entonces, cómo sería posible tal afirmación? Empecé a tirar del hilo creyendo que se trataba de algún error, y entonces descubrí, yo no lo sabía, que Facebook y Twitter disponen de 2 armas arrojadizas llamadas Instagram en el primer caso y Vine en la red de los 140 caracteres.

Quien más quien menos sabe que ambos gigantes pelearon por hacerse con Instagram. Incluso se cuenta que Twitter, verbalmente, ofreció 500 millones por Instagram que, también verbalmente, fueron aceptados. Pero cuando llegó Zuckerberg doblando la oferta, Instagram olvidó lo pactado.

Lejos de acabar ahí la disputa, ésta situación ha seguido deparando nuevos capítulos que, según lo visto, tendrá posteriores entregas. Hago un poco de historia:

Abril 2012: compra de Instagram por parte de FB.

Junio 2012: TW prohíbe a los usuarios de Instagram buscar contactos dentro de su red.

Octubre 2012: TW compra VINE.

Diciembre 2012: En pleno desarrollo de las twitter cards se producen fallos en los usuarios de TW al intentar ver fotos de Instagram dentro de sus tuits.

Diciembre 2012: Con TW peleando por hacerse una red más visual, las fotografías de Instagram ya no aparecerán directamente en los tuits, figurando sólo el enlace, con la única posibilidad de visualización dentro de la red de la cámara.

Diciembre 2012: TW lanza sus propios filtros fotográficos.

Enero 2013: Vine descarta la posibilidad de buscar contactos en FB.

De momento, parece que el río no se ha desbordado, pero el caudal que baja es torrencial y con grandes corrientes, y el agua fría, muy fría.

Mi modesta opinión es que las restricciones están en contra del espíritu 2.0, y que todo lo que sea sumar y colaborar entre diferentes medios será bien visto por el público. De esta forma, si menoscabas la posibilidad de facilitar una experiencia plena, el consumidor acabará marginando a los responsables. Instagram en este caso, y por extensión Facebook.

Por otro lado, la aparición de filtros en la red del pajarito me parece una medida desesperada, ya que Instagram no es sólo filtros, sino una respuesta al ansia creadora que todos llevamos dentro, y una nueva fórmula para compartir contenido de impacto (visual)

En lo referente a la compra de Vine, y su reestructuración y promoción, creo que es una medida muy acertada, contra lo que pensaba al principio, he descubierto que 6 segundos en vídeo cunden mucho, a los ejemplos me remito.

Esperemos que tanto FB como TW creen un espacio social sin límites, y se dejen de castigar mutuamente porque de verdad lo único que lesionan son los intereses de un consumidor ávido por acompañarles en su carrera de compartir, hasta ahora.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.